lunes, 28 de marzo de 2011

REY LUIS XIV DE FRANCIA.

Luis de Borbón. Nació el 05 de septiembre de 1638 en Saint-Germain en Laye, Francia. Hijo del Rey Luis XIII de Francia y de Ana de Austria, hija del Rey Felipe III de España. Su nacimiento fue recibido como un don divino por sus padres, ya que no habían podido engendrar un heredero en 23 años. Luis XIII no confiaba en la habilidad de su esposa para actuar como Regente de su hijo, por lo que decretó que un consejo regente gobernase en nombre de su hijo hasta su mayoría de edad. No obstante, tras la muerte del Rey, y el ascenso al trono, de su hijo de 4 años de edad, como el Rey Luis XIV de Francia, el 14 de mayo de 1643, Ana anuló el testamento de Luis XIII y quedó como única Regente. Durante su regencia, el poder fue entregado al ministro del Reino, el cardenal italiano Mazarino. Al Finalizar la Guerra de los Treinta Años, en 1648, comenzó una guerra civil conocida como La Fronda. Mazarino continuó con las Políticas de centralización emprendidas por su predecesor, Richelieu, aumentando así el poder real a expensas de la Nobleza. La Segunda Fronda comenzó cuando la primera Fronda (Fronda Parlamentaria) finalizó en 1650. Nobles de todo rango, desde parientes del Rey hasta nobles de bajo rango se sublevaron en protesta del creciente poder del Rey. Mientras la guerra con España continuaba, los franceses recibieron apoyo militar de Inglaterra. La Alianza anglo-francesa venció a los españoles en la batalla de las Dunas en 1658. Como resultado de la guerra se firmó el tratado de los Pirineos que fijo la frontera entre España y Francia. El tratado cambió la balanza de Poder, Luis XIV contrajo Matrimonio con la Infanta María Teresa de España, de la Dinastía de los Habsburgo, hija del Rey Felipe IV de España y de la Princesa Isabel de Francia. La ceremonia se celebró El 09 de junio ​​de 1660 en Saint Jean de Luz, Francia. De dicho matrimonio nacieron seis hijos: Luis de Francia, Delfín de Francia; Ana Isabel de Francia; María Ana de Francia; María Teresa de Francia; Carlos Felipe de Francia, Duque de Anjou; y Luis Francisco de Francia. También tuvo varios hijos ilegítimos. Con Luisa de La Vallière tuvo cuatro hijos: Carlos; Felipe; María Ana de Borbón, Mademoiselle de Blois, casada Con Luis Armando I de Borbón-Conti, Príncipe de Conti, legitimizada por su padre; y Luis de Borbón, Conde de Vermandois; legitimizado por su padre. Con Françoise Athénaïs de Rochechouart de Mortemart, Madame de Montespan tuvo siete hijos: Francisca Luisa; Luis Augusto de Borbón, Duque de Maine; César Luis de Borbón, Conde de Vexin y abad de Saint-Germain-des-Prés; Luisa Francisca de Borbón, señorita de Nantes, casada con Luis III de Borbón-Condé, Duque de Borbón y VI Príncipe de Condé; Luisa María Ana de Borbón, señorita de Tours; María Francisca, segunda Mademoiselle de Blois, casada con Felipe de Orleans, Duque de Chartres y futuro Regente a la muerte de Luis XIV; y Luis Alejandro, Conde de Toulouse. Tras la muerte del Rey Felipe IV de España, tío y suegro de Luis XIV, en 1665, su hijo ascendió al Trono de como Carlos II de España. Luis XIV reclamo el territorio de Brabante, en los Países Bajos. Luego del Tratado de Aquisgrán, Francia se quedaba con el control de Flandes, pero devolvía el Franco Condado a España. Con el paso de los años se produjo un gran cambio en la tesorería real y los ingresos de la corona se triplicaron. Los Príncipes europeos comenzaron una imitar el modelo francés en todos sus aspectos. Las colonias francesas en el extranjero se multiplicaron, tanto en América como en África y Asia. En un intento por aumentar aún más su dominio en Europa, Luis XIV reforzó el galicanismo, una doctrina que limitaba el poder papal en Francia. Además, tomó medidas para disminuir el poder de la Nobleza y del Clero. Luis XIV convirtió el Palacio de Versalles, originalmente refugio de caza de su padre, en un palacio espectacular, que convirtió en su residencia oficial. La Reina de Francia, María Teresa, murió en 1683. Luis se casó morganáticamente con Madame de Maintenon a finales de 1685. La Guerra de los Nueve Años finalizó en 1697 con el Tratado de Ryswick. Luis XIV devolvió Luxemburgo y otros territorios de los que se había apoderado en la guerra Holandesa de 1679, pero conservó Estrasburgo y adquirió la posesión efectiva de Haití. En contra partida debió reconocer a Guillermo III y María II como soberanos de Gran Bretaña e Irlanda, y renunciar a sus reclamos sobre El Palatinado. España recupero Cataluña y otros territorios perdidos, como en los Países Bajos. El problema de la sucesión al trono español dominó la política europea tras la paz de Ryswick. El Rey español, Carlos II, apodado El Hechizado, estaba muy enfermo y sin descendencia. La herencia de la corona española era cuantiosa, ya que Carlos era Soberano de España, Nápoles, Sicilia, Milán, los Países Bajos españoles y su gran imperio de ultramar. Francia y Austria eran los principales candidatos al trono, puesto que ambos tenían lazos familiares con la familia real española. Felipe, Duque de Anjou (futuro Rey Felipe V de España), el pretendiente francés, era bisnieto de la hija de Felipe III, Ana de Austria, y nieto de la hija de Felipe IV de España, María Teresa de Austria. Por otro lado, el Archiduque Carlos de Austria, posteriormente Emperador de Austria, hijo de Leopoldo I del Sacro Imperio y de Leonor del Palatinado, reclamaba el trono español a través de su abuela paterna, que era hija de Felipe III. Algunas potencias europeas temían que su alguna de ambas potencias tomaba el control de España, se rompería el equilibrio europeo. El Rey Guillermo III de Gran Bretaña e Irlanda, prefería un otro candidato, El Príncipe José Fernando de Baviera, nieto de Leopoldo I y de Margarita Teresa de España, hija de Felipe IV. Por su parte, la corte española insistía en la necesidad de mantener la integridad del Imperio. Carlos II declaro a José Fernando como su único heredero. Sin embargo, seis meses más tarde éste murió de viruelas. Carlos II, presionado por su esposa alemana, eligió al Archiduque Carlos. En 1700, en su lecho de muerte, Carlos II cambió las disposiciones sucesorias inesperadamente. Basado en la superioridad militar francesa, declaró como su sucesor a Felipe, Duque de Anjou, hijo del Delfín. La disposición incluía una cláusula por la cual Felipe debía renunciar a sus derechos al trono de Francia. Cuando Carlos II murió el 01 de noviembre, Felipe, Duque de Anjou, fue proclamado Felipe V, Rey de España. Los oponentes de Luis XIV aceptaron a regañadientes al nuevo Rey. Se formaron dos bandos, por un lado Gran Bretaña, las Provincias Unidas, el Sacro Imperio Romano Germánico y la mayoría de estados germánicos. Baviera, Portugal y Saboya se aliaron con Luis XIV y Felipe V. La subsecuente guerra de Sucesión Española continuó durante prácticamente el resto del reinado de Luis. Los puntos principales de la paz fueron: Felipe V era reconocido como Rey de España y de las colonias españolas. Las posesiones españolas en los Países Bajos e Italia se dividieron entre Austria y Saboya, mientras que Gibraltar y Menorca pasaron a posesión de Inglaterra. Aunque Francia debió ceder varias colonias de Américas a Inglaterra, la mayoría de sus posesiones continentales perdidas durante la guerra, le fueron devueltas. El Rey Luis XIV de Francia murió el 01 de Septiembre de 1715 en Versalles, a los 76 años de edad, a causa de una gangrena. Su reinado duró 72 años. Su cuerpo fue sepultado en la basílica de Saint-Denis, París, Francia. Su bisnieto de cinco años, Luis, Duque de Anjou, le sucedió en el trono como Luis XV de Francia. Luis XIV intento evitar la subida al trono de su sobrino Felipe II, Duque de Orleans, que al ser el pariente más cercano se convertiría en Regente de Luis XV. El Rey prefería a su hijo ilegítimo, Luis Augusto de Borbón, por lo que dejó todo establecido en su testamento. Sin embargo, el Duque de Orleans anuló dicho testamento en el Parlamento por medio de sobornos. Luis Augusto fue despojado de su título de Príncipe de Sangre Real.