jueves, 7 de octubre de 2010

FRANCISCO II DEL SACRO IMPERIO ROMANO. FRANCISCO I DE AUSTRIA.


Francisco de Habsburgo-Lorena. Nació el 12 de febrero de 1768 en Florencia, Toscana. Hijo del Emperador Leopoldo II del Sacro Imperio Romano y de la Infanta María Luisa de España. A pesar de que tuvo una infancia feliz rodeado de sus muchos hermanos y hermanas, su familia sabía que Francisco probablemente sería Emperador (su tío José no tenía descendencia sobreviviente de ninguno de sus dos matrimonios), y así en 1784 el joven Archiduque fue enviado a la Corte Imperial de Viena para ser educado y preparado para su futuro papel. El propio Emperador José se hizo cargo de la educación de Francisco. Su régimen disciplinario era marcadamente opuesto al empleado en la indulgente Corte de Florencia. Para completar su formación, el Archiduque fue enviado a participar en un regimiento del ejército en Hungría, adaptándose fácilmente a la vida militar. Tras la muerte de José II en 1790, el padre de Francisco se convirtió en Emperador de Sacro Imperio. Sin embargo su reinado sería corto, el 01 de marzo de 1792 murió a los 44 años de edad. Entonces Francisco, de 24 años de edad, se convirtió en Emperador mucho antes de lo que se esperaba. Como líder del multiétnico Imperio de los Habsburgo, Francisco se sintió amenazado por la llamada de Napoleón por la libertad y la igualdad en Europa. Desde entonces hubo una tensa relación con Francia. Su tía, la Reina de Francia María Antonieta murió en la guillotina al principio de su reinado. Georges Danton intentó negociar con el Emperador la liberación de María Antonieta de su cautiverio, pero Francisco no estaba dispuesto a hacer concesiones a cambio. Luego de las Guerras Revolucionarias Francesas, cedió la orilla izquierda del Rin a Francia a cambio de Venecia y Dalmacia. Luego de la aplastante derrota en Austerlitz en 1805, Francisco debió aceptar el Tratado de Presburgo, por medio del cual se disolvió el Sacro Imperio Romano Germánico, creándose el Imperio de Austria. En 1809, Francisco ataca nuevamente Francia, pero fue derrotado. Esta vez fue obligado a aliarse con Napoleón, cediendo territorios a Francia, uniéndose al sistema continental y permitiendo el matrimonio de su hija, María Luisa con el Emperador de los franceses. Francisco esencialmente se convirtió en vasallo de Francia. Las guerras napoleónicas debilitaron drásticamente a Austria, lo que amenazó su preeminencia entre los estados de Alemania, cargo que finalmente cedería al Reino de Prusia. En 1813, por cuarta y última vez, Austria atacó a Francia, uniéndose a Inglaterra, Rusia, Prusia y Suecia en su guerra contra Napoleón. Austria jugó un papel importante en la derrota final de Francia. Como reconocimiento, Francisco presidió el Congreso de Viena, ayudando a formar el Concierto de Europa y la Santa Alianza, marcando el comienzo de una era de conservadurismo y reaccionarismo en Europa. La Confederación Alemana, una asociación libre de Estados de Europa Central fue creada por el Congreso de Viena en 1815 para organizar los estados sobrevivientes del Sacro Imperio Romano Germánico. El Congreso fue un triunfo personal de Francisco. Francisco era por naturaleza desconfiado, por lo que estableció una amplia red de espías en la policía y otros ámbitos, siguiendo los pasos de su padre, ya que el Gran Ducado de Toscana tenía la policía secreta más eficaz de Europa. Ni siquiera su familia quedó exenta del espionaje. Sus hermanos, los Archiduques Carlos y Johann tenían sus reuniones y actividades controladas. Francisco fue un hombre dedicado a su familia y en muchos retratos fue retratado como el patriarca de una familia amorosa, rodeado de sus hijos y nietos. El 02 de marzo de 1835, 43 años y un día después de la muerte de su padre, el Emperador Francisco de Austria murió en Viena, Austria, a causa de una elevada fiebre, a los 67 años de edad. Su cuerpo fue sepultado en el lugar tradicional de descanso de los Monarcas Habsburgo, la cripta imperial Kapuziner en la Plaza de Viena, Neue Markt. Francisco II del Sacro Imperio se casó 4 veces. Su primer matrimonio fue con la Duquesa Isabel de Würtemberg, hija del Duque Federico II Eugenio de Würtemberg y de la Princesa Sofía Dorotea de Brandenburg-Schwedt, el 06 de enero de 1788 en Viena. De dicho matrimonio nació una hija, la Archiduquesa Ludovika de Austria. Sofía murió en le parto. El 15 de septiembre de 1790 en Viena, se casó con la Princesa María Teresa de las Dos Sicilias, hija del Rey Fernando I de las Dos Sicilias y de la Archiduquesa María Carolina de Austria. De dicho matrimonio nacieron 12 hijos, pero sólo 7 alcanzaron la edad adulta: la Archiduquesa María Luisa de Austria, casada primero con el Emperador Napoléon I de Francia, luego con el Conde Adam von Neipperg y finalmente con el Conde Carlos de Bombelles; Fernando, Emperador de Austria, casado con la Princesa Ana de Saboya; la Archiduquesa María Carolina de Austria; la Archiduquesa Carolina Ludovika de Austria; la Archiduquesa María Leopoldina de Austria, casada con el Emperador Pedro I de Brasil y IV de Portugal; la Archiduquesa María Clementina de Austria, casada con el Príncipe Leopoldo de Borbon-Dos Sicilias, Príncipe de Salerno; el Archiduque José Francisco de Austria; la Archiduquesa María Carolina de Austria, casada con el Rey Federico Ausgusto II de Sajonia; el Archiduque Francisco Carlos de Austria, casado con la Princesa Sofía de Bavaria; la Archiduquesa María Ana de Austria; el Archiduque Johann Nepomuceno de Austria; y la Archiduquesa Amalia Teresa de Austria. Su segunda esposa murió días después de dar a luz a su última hija. El 06 de enero de 1808 en Viena, se casó con la Archiduquesa María Ludovika de Austria-Este, hija del Archiduque Fernando de Austria-Este y María Beatriz de Este, Princesa de Módena. De dicho matrimonio no nacieron hijos. La Emperatriz murió en abril de 1816. El 29 de octubre de 1816 en Viena, se casó con la Princesa Carolina de Baviera, hija del Rey Maximiliano I de Baviera y de la Princesa Augusta de Hesse-Darmstadt. La pareja no tuvo hijos.