jueves, 13 de diciembre de 2007

MANUEL II . EL ULTIMO REY DE PORTUGAL


Manuel de Braganza. Nació el 19 de marzo de 1889 en el Palacio de Belem, en Lisboa, Portugal. Tuvo el tratamiento y la educación tradicionales de los hijos de los Monarcas de su época, aunque sin preocupaciones políticas, dato que era el segundo hijo del Rey y, como tal, no esperaba subir al trono algún día. Estudió lenguas, historia y música. Viajó con su madre y su hermano a Egipto, profundizando sus conocimientos de las civilizaciones antiguas. En 1907 inició sus estudios de preparación para ingresar en la Escuela Naval, preparándose para seguir carrera en la marina, pero su futura carrera naval fue inesperadamente interrumpida el 01 de Febrero de 1908. El Infante había regresado a Lisboa para preparar los exámenes de la escuela naval. Su padre y hermano fueron a recibirlo y minutos después un terrible atentado acabó con las vidas de su padre, el Rey Carlos I de Portugal, y de su hermano mayor y heredero, Luís Felipe. Manuel sólo resultó herido en un brazo. El regicidio fue ideado por parte de los radicales republicanos. El joven Rey tuvo que salvar la posición de la Dinastía de los Braganza forzando la dimisión del primer ministro Joao Franco y de todo el gabinete en 1908. Se declararon elecciones libres en las que los republicanos y los socialistas tuvieron una abrumadora mayoría. El Rey gozó inicialmente de una cierta simpatía generalizada debido a su tierna edad (18 años) y a la forma trágica y sangrienta en que alcanzó el trono. Durante su reinado visitó varias localidades del norte del país y visitó oficialmente España, Francia e Inglaterra, donde fue nombrado caballero de la prestigiosa Orden de la Jarretera, en noviembre de 1909. Ese mismo año recibió la visita del Rey de España, Alfonso XIII. La mala administración, la corrupción y la falta de reformas agravaron la situación política, desatándose la revolución el 04 de octubre de 1910. Manuel II huyó a Gibraltar con toda la familia real y luego viajaron hasta Inglaterra, donde fueron recibidos por el Rey Jorge V de Inglaterra. El 04 de septiembre de 1913 se casó con la Princesa Augusta Victoria de Hohenzollern-Sigmaringen. Durante su exilio siguió de cerca la política portuguesa, gozando de cierta influencia sobre algunos círculos políticos. Fue uno de los que defendió la entrada de Portugal en la Primera Guerra Mundial, participando activamente en la Cruz Roja Británica. El Rey, a pesar de haber sido depuesto y exiliado, tuvo siempre un elevado grado de patriotismo, lo que lo llevó, en 1915, a declarar en su testamento la intención de legar sus bienes personales al Estado Portugués para la fundación de un Museo, manifestando también su deseo de ser sepultado en Portugal. Falleció inesperadamente en su residencia cercana a Londres, el 2 de Julio de 1932. El gobierno portugués, autorizó su sepultura en Lisboa, organizando funerales de estado. Sus restos fueron sepultados en el Panteón de los Braganza, en el Monasterio de San Vicente a las afueras de Lisboa. El Rey Manuel II murió joven por lo que los movimientos realistas que querían restaurar la Dinastía de los Braganza fracasaron. Al no dejar descendencia, los pretendientes al trono de Portugal fueron diversos. Actualmente el Heredero al trono del Reino de Portugal es Don Duarte Pio, Duque de Braganza.

1 comentario:

Paco Benitez-Aguilar dijo...

My correcto el artículo. Sólo me permito hacer una precisión. El Rey Manuel II no dejó descendencia directa, pero sí heredera al Trono, en la persona de su hermana María Pía, hija reconocida por su padre el Rey Carlos, como Princesa de Portugal y Duquesa de Braganza.
El hijo adoptado de ésta, Dom Rosario Poidimani, acaba de ganar en la Justicia Italiana un proceso por difamación a quienes difamaron a la princesa María Pía y tacharon de falso su título.